En vigilia hasta que se aclare cómo se votará la reforma
JUAN FRANCISCO ALONSO- EL UNIVERSAL

Mes y medio después de haberle solicitado a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que interpretara el artículo 343 de la Carta Magna, una veintena de dirigentes y militantes de Primero Justicia acudieron ayer a la sede del máximo juzgado del país para iniciar, en su interior, una vigilia y así presionar una pronta aclaratoria sobre cómo debe votarse el proyecto de reforma: ¿En bloque o por partes?

En horas del mediodía, los militantes de la tolda aurinegra, sin ningún tipo de identificación y en grupos de tres o cuatro personas, comenzaron a llegar al edificio ubicado al final de la caraqueña avenida Baralt, justo cuando en su interior se desarrollaba la última jornada del Congreso de Derecho Electoral y Participación Ciudadana.

Los ex diputados Julio Borges y Carlos Ocariz, acompañados por el alcalde de Baruta, Henrique Capriles Radonski, se apersonaron cuando ya había unos 15 justicieros dentro del recinto judicial.

“Estamos a pocas horas de que cierren el telón y de que quieran atrapar a Venezuela en un proyecto de reforma constitucional que se ha hecho demasiado rápido, radical e inconsulto. Subimos a ver el expediente (del recurso que interpusieron el 18 de septiembre) y no se ha hecho nada, absolutamente nada. Volvimos otra vez a la oficina de la doctora Luisa Estella Morales (presidenta del TSJ) y nos dijo que no nos podía recibir, entonces, ¿qué les queda a los venezolanos que esperan viviendas, alimentación, seguridad y empleo?”, se preguntó Borges, quien acto seguido anunció que permanecerían dentro del TSJ hasta que les aclaren si los ciudadanos pueden pedir que la reforma sea votada en partes.

Las palabras del ex legislador encendieron las alarmas del equipo de seguridad del máximo juzgado. Sin embargo, no fue sino hasta que opositores se tumbaron en el piso y dibujaron la cifra 344 que les anunciaron que serían recibidos.

Tres horas permanecieron reunidos. Primero con la magistrada Morales y después con el magistrado Jesús Eduardo Cabrera, quien debe resolver la recusación contra la presidenta del organismo.

Al cierre de esta edición los opositores permanecían en el interior de la sede del ente rector del Poder Judicial. A las 7:30 de la noche los efectivos de la Guardia Nacional desalojaron a los periodistas que cubrían la manifestación.