El Coordinador de Primero Justicia, Julio Borges, señaló que desde hace meses todos los partidos están trabajando por “poner su grano de arena” para la supervisión de los votos en el referendo de la reforma constitucional. Recordó esta mañana en Unión Radio que en las pasadas elecciones presidenciales tuvieron una presencia importante en los centros urbanos en el país, pero asegura que el Consejo Nacional Electoral ha tenido como estrategia multiplicar la presencia de mesas en centros rurales y fronteras.

“Las fronteras y zonas rurales suman el 25 por ciento del país y no es poca cosa porque se trata de uno de cada 4 horas”, acotó.

Al ser interrogado sobre cómo hará la oposición para llevar adelante las auditorías, Borges indicó que en este plano será importante tener la presencia de las 100 mil personas requeridas para todos los centros de votación. “Estamos organizados, pero necesitamos mucho voluntariado porque este es un problema de sindicatos, estudiantado, organizaciones no gubernamentales”.

Quienes quieran ser voluntarios deben dirigirse a cualquier partido político opositor y puede participar como “ejército para cuidar los votos”.

Subrayó que si la gente acude a votar, las encuestas están dando como ganador el No, “de manera que si el gobierno quiere ganar debe verse obligado a hacer fraude”.

criticó el veto que ha hecho el Consejo Nacional Electoral, CNE, de varias propagandas electorales opositoras. “Son cuñas que no tienen nada más que la expresión política que tenemos nosotros sobre la reforma, sin ninguna motivación las están vetando y están surgiendo muchos problemas pero la única forma de superar ese problema es participando”.

Sostuvo que acudir a votar es la opción para vencer los escollos colocados por el gobierno y el propio ente electoral. “El voto en Venezuela no se muere por tener un CNE tramposo, el voto sólo muere si no hacemos nada para revertir los obstáculos y dejamos que las cosas sucedan”.

“Nosotros estamos claros que podemos prepararnos para defender el voto, aspecto que a muchos venezolanos les causa angustia”, expresó.

Explicó que en toda Venezuela hay 11.118 centros electorales, lo que significa que hay 33 mil mesas que cuidar, tres personas por mesa se está hablando de 100 mil personas entrenadas para defender el voto. “El problema está que si no tenemos presencia en los centros de votación, el fraude electoral no es un solo botón desde Miraflores, sino en muchos botones en el país activados cuando las mesas están abandonadas”