El Gobierno nacional continua con su política de importaciones y no destine recursos a fortalecer el campo y la producción local. Asimismo denunció que las bolsas que reparten los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) las están armando en Panamá con productos importados.
Tenemos un Gobierno que prefiere importar harina pan hecha en Colombia y Estados Unidos para vendérsela a los venezolanos a 2500 bs el kilo, mientras a los productores la y agroindustria nacional los obliga a vender la misma unidad en sólo 190 bs, es decir 14 veces menos que lo importado. Esto evidencia que Nicolás Maduro prefiere la corrupción y el beneficio de unos pocos enchufados importadores y funcionarios, que el bienestar de trabajadores, industriales y consumidores del país.
Al contrario de lo que hace el gobierno de Maduro” lo que necesita el país es la defensa de la producción nacional y el esfuerzo venezolano. “Yo veo que y los Presidentes en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina los gobiernos apoyan a sus empresarios nacionales, viajan con ellos por el mundo; pero por el contrario aquí Maduro está rodeado de empresarios chinos, rusos, iraníes y de importadores enchufados; por eso exhibimos la mayor inflación y escasez del mundo.
En Venezuela ha quedado demostrado que los controles de precio sólo han traído escasez; mientras que, a su juicio, las importaciones se han convertido en un sinónimo de corrupción e irregularidades. Un gobierno que persigue y hostiga a sus empresarios está destruyendo no sólo la producción nacional sino el futuro de la nación.