Unirse frente al caos - Julio Borges
6
post-template-default,single,single-post,postid-6,single-format-standard,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.11, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,transparent_content,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Unirse frente al caos

Unirse frente al caos

La inestabilidad social que vivimos en los días recientes frente a la medida de sacar de circulación la mitad de los billetes  sin haber colocado los nuevos billetes, no solo demuestra lo absurdo de la misma y agrava extremadamente la crisis que viven diariamente los venezolanos.

 

Demuestra la insistencia del gobierno de Nicolás Maduro en la toma de decisiones que en nada contribuyen al bienestar y a la tranquilidad de todos. 30% de la población no tiene cuenta bancaria, los que menos tienen serán los más afectados. No las grandes mafias imaginarias que señala el gobierno.

 

La imposibilidad de pagos de los venezolanos ante la escasez de dinero y el colapso del sistema de puntos de venta se suma a la alta inflación y a la escasez de alimentos y medicinas a la que nos somete el Partido Socialista Unido de Venezuela.

 

Controlar la inflación requiere disciplina fiscal, reglas claras, generación de confianza entre los productores nacionales y una lucha frontal contra la corrupción. De cada 100 dólares que entran al país, 97 vienen por la vía del petróleo. Si los precios del petróleo están muy bajos y producimos cada vez menos, estamos condenados a sufrir, a menos que diversifiquemos la economía y atraigamos inversión extranjera al país. Ninguna de esas medidas está en la agenda de Maduro, dedicado, como su antecesor, a destruir nuestras industrias y empresas.

 

Frente a la peor crisis de la historia, la Unidad no puede ser destuida sino relanzada. Los venezolanos que creemos en la Democracia y en el Progreso debemos preservar la Unidad y ser garantes de ella, de su valor y es por ello que  convocamos a los factores que hacen vida en la Mesa de la Unidad Democrática para fortalecernos, debemos de una vez colocar a la política al servicio de todos los venezolanos y no de proyectos particulares.


La Mesa de Unidad Democrática sin duda alguna debe ser revisada para cambiar lo que sea necesario, establecer reglas claras y dar respuestas efectivas al pueblo venezolano quien no solo exige, necesita urgentemente un Cambio ante la grave crisis del país.

 

Debemos relanzar a la Unidad Democrática sobre la base de una instancia que nos permita unir fuerzas y lograr construir una ruta clara que nos lleve a un cambio político para superar la crisis y enrumbar al país hacia una Economía fuerte y una Democracia sólida donde todos tengan oportunidades para progresar en paz. Frente al autoritarismo: Unidad. Frente a la improvisación: una ruta de cambio político clara.